Una «mueca» al arte urbano

Expectación generalizada ante la llegada de una nueva edición de Mueca. El gusanillo entre la población se palpaba a través de las redes sociales, está claro que la ciudadanía del siglo XXI demanda este tipo de manifestaciones artísticas en el espacio público. Tanto el festival de Mueca como el de Periplo llevan aparejados la realización del proyecto Puerto Street Art, de ahí nuestra iniciativa de organizar estas rutas de arte urbano para que la población se sensibilice y conozca de primera mano el ya museo de arte al aire libre en que se ha convertido el Puerto de la Cruz.

La gente llegaba hasta la escultura de Agustín de Betancourt (el punto de encuentro) intrigada por la convocatoria, expectantes a las sorpresas de la ruta. Porque alguna había. Llamó la atención lo tecnológico de la propuesta, ya que por medio de un escaneo de un código QR cada uno pudo llevar en su propio móvil o tablet una veintena de fotografías.  Y qué distinto cuando se ve el antes y el ahora de una obra de arte. Cuánto cambio con el paso del tiempo. El ingeniero Betancourt fue el ejemplo más paradigmático.

blog 1
Foto: A. Amador

Sorprendente la propuesta del Certamen de Escultura en la Calle de 1988, ejemplificado a través del Spectator de Arnoldo Évora. Quién diría que esa figura no se ideó para contemplar el océano atlántico con la cordillera de Acentejo. Casi treinta años después le vino una compañera espectadora, Cathaysa, pero su destino efímero le volvió a dejar solitario y pensativo, como ahora está. Autor de Cathaysa, por cierto, que nos encontramos minutos después al inicio de la Calle Creativa, que sorprendía nuevamente en esta edición con su Minotauro, y que -sin quererlo- se convirtió en photocall oficial de todos los ruteros.

blog 4

Entramos en el barrio de la ranilla, la sala de la pintura mural sobre medianeras, momento en que los participantes alucinaban las posibilidades de un simple bote de spray o unas brochas con pintura acrílica. Se adentraban en el mundo onírico de Liquen, Dulk, FeoFl!p o Juliana Serrano. Por cierto, a ésta última le sorprendimos en varias ocasiones dejando su icónica capacidad creativa en algunas de las fachadas de las casas terreras ranilleras. Sorprendente (no lo podían disimular) el realismo de Roa o el hiperrealismo de Belin, en donde, si no lo habían hecho hasta ahora, todo el mundo reclinaba su rodilla o se quitaba el sombrero. Y eso que les esperaba Martin Ron y su gigantesco mural de canarios.

blog 2
Foto: A. Amador

Tiempo final para reflexionar sobre lo efímero del arte urbano, unas propuestas más que otras. Sobre las ideas no materializadas como el Monumento a la temperatura o a Tomás de Iriarte. O para debatir acerca de la diferencia de una letra en la denominación de Pescadera, cuando no sobre la primera y original propuesta de Julio Nieto repleta de pescaditos.

Una oportunidad única -por el ambiente y el bullicio que sólo Mueca sabe generar- para adentrarse, conocer, reflexionar y disfrutar sobre las manifestaciones de arte urbano.

AUTOR

client-photo-1
Canarias en Ruta

Comentarios

Niki
20/05/2016
¡Interesantisimo! El guia era muy simpatico y explicaba todo muy bien.

Deja un comentario

cuatro + dos =