De entre las diversas formas de piedad, devoción y ascetismo que proliferaron durante la Edad Media, la conocida como “emparedamiento” o “voto de tinieblas” fue