Siguiendo la huella de Manrique

Siguiendo la huella de Manrique, a través de un apasionante recorrido lleno de arte y sensibilidad. 

 César, pasión por la belleza y la vida.

El pasado miércoles 24 de Abril,  con motivo del I centenario del nacimiento del gran artista Lanzaroteño, César Manrique (1919-2019), el área de Turismo del Ayuntamiento del Puerto de La Cruz, propuso realizar a la población y a sus visitantes, a través de la colaboración con Canarias en Ruta, el Lago Martiánez y el Hotel Botánico The Oriental Spa Garden, la ruta interpretativa “La Huella de Manrique a través de la costa de Puerto de la Cruz”.

Dicha ruta contó con la  participación de un numeroso público que no dudó ni un momento, en sumergirse  en este apasionante recorrido que desveló parte de la vida y obra de este gran artista, de mente prodigiosa y alma profunda. Un recorrido lleno de sensibilidad, de belleza, de armonía y de pasión donde la esencia de Manrique envolvió el ambiente y nos invitó a la reflexión y a la búsqueda de su huella más latente, a través de su gran legado en el Puerto de La Cruz: El Lago Martiánez y Playa Jardín.

El itinerario enlazó ambas zonas a través de la línea costera. Playa Jardín, cuya remodelación y acondicionamiento fue realizada bajo la dirección artística de Manrique, con la zona de la costa de Martiánez, que alberga una de sus  grandes obras: “El Lago Martiánez”.

Al comienzo de la ruta se visitó el Castillo de San Felipe, en el que, aparte  de deleitarnos con una magnífica panorámica de la costa, pudimos contemplar una maravillosa exposición, bajo el título de “Reinterpretando a Manrique” la cual fue realizada por diferentes artistas locales, nacionales e internacionales, dentro del Festival Diverse.

La ruta continuó por la costa haciendo una breve parada en el Museo de Arte Contemporáneo Eduardo Westerdahl donde se encuentra un cuadro donado por el artista; “Abstracción” un óleo sobre papel de 1957, luego el grupo seguiría hacia el Lago Martiánez donde pudimos deleitarnos de esta gran obra de arte que dejó César para el disfrute de todos y en el que, en cada rincón, se siente cada una de las pinceladas del artista.

La guinda del recorrido fue puesta por el Hotel Botánico The Oriental Spa Garden, donde pudimos disfrutar de una magnífica exposición pictórica de César Manrique, pertenecientes a la colección particular de la familia Kiessling.

«Crear con absoluta libertad, sin miedos y sin recetas, conforta el alma y abre un camino a la alegría de vivir»

No quisimos despedirnos de nuestros grupos, sin antes, obsequiarles con un pequeño detalle para el recuerdo, y que les sirviera  para tener  siempre presente, que a pesar de las adversidades tenemos la opción de dar un toque de color a esa gran obra de arte efímero que es la vida.

La voz de este gran artista, continuará resonando como un eco en el tiempo, y al igual que sus “juguetes de viento” seguirá agitando y removiendo conciencias.

   “La eternidad es un segundo y un segundo es la eternidad”

About Author

client-photo-1
Belén López
Customer Experience Manager

Comentarios

Deja un comentario

16 − diez =