“La Orotava Oculta”, ruta teatralizada por la oscuridad orotavense

El pasado viernes 30 de enero, los fantasmas del pasado volvieron a visitar La Orotava, en nuestra primera ruta teatralizada “La Orotava Oculta“.

Sin duda, el tiempo y el ambiente acompañaron. Una atmósfera idónea para una noche de leyendas y misterios que recorrieron las calles de La Orotava, introduciendo a nuestros ruteros en los tiempos antiguos de esta ciudad. Unos 25 ruteros acudieron a esta experiencia que conllevó un complejo trabajo de organización y preparación durante las semanas previas.

VIctor en el papel de sacerdoteEl objetivo de esta ruta fue la de acercar al público la historia menos conocida de La Orotava a través de un formato, como las rutas teatralizadas, ya conocido pero que en este caso se le confirió un carácter más dinámico, ya que las “apariciones” de nuestros actores transcurren a lo largo del recorrido de la ruta, y no en un lugar físico único. Así, la ruta comenzó en el antiguo Convento de San Francisco, donde nuestra guía comenzaba a crear la ambientación adecuada repartiendo diferentes hierbas y remedios para protegerse de los peligros del más allá. El recorrido continúa calle abajo por la Calle Colegio, de donde irrumpió en uno de sus callejones la primera aparición de otro tiempo. Un sacerdote que escuchaba las campanas que avisaban de la muerte de un feligrés, acudía presto a la llamada de la iglesia cuando de repente se topó con nuestros ruteros.

jardin_victoria_de_nocheMás adelante, acercándonos a la Iglesia de La Concepción, una bruja, aquellas mujeres de moral y actitud distinta a la que debían tener las mujeres de su tiempo, acechó al grupo y le profirió algunos conjuros históricamente documentados. Y es que en esta ruta de La Orotava Oculta, aunque los episodios narrados tienen un carácter un tanto sobrenatural así como sobrecogedor, son todos procedentes de episodios y fuentes históricas verídicas. Si hay algo que diferencia nuestras rutas es que son todas totalmente originales, y están realizadas tras un profundo proceso de investigación de fuentes y de documentación.

La ruta prosiguió, pero ya no adelantamos más secretos. El Jardín Masónico fue la última parada y el destino final de otras sorpresas que nuestros ruteros disfrutaron y que esperamos que sigan disfrutando en posteriores ocasiones.

 

 

AUTOR

client-photo-1
Canarias en Ruta

Comentarios

Deja un comentario

14 − 3 =